Poemas de Malena de Mili

Poemas de Malena de Mili

Presentamos una selección de poemas inéditos de la escritora chilena Malena de Mili.

Papá, mamá:

 

Qué solos estamos

sin nuestra Mili, sin nuestro Argán

tratando de armar con el cansancio,

con la rutina,

algo parecido a la felicidad,

como quien prepara un plato de comida

con las sobras de un festín.


Teoría de la Dominación en el supermercado

 

¿Y si en vez de cerrar los ojos

y pasar de largo ante el pasillo de las mascotas

me rebelara y entrara?

Si echara al carro tu saco de comida,

y al llegar a casa sacara tus cosas

demasiado prematuras para la cajita de los recuerdos,

si te sirvo la comida

y me siento en el sillón con tu cepillo en la mano

a esperar

y hago sonar tu juguete

y no me levanto

y de aquí nadie me mueve

hasta que vengas

quizás, sencillamente,

si yo no la acepto,

si no legitimo su poder,

la muerte no tendría ninguna autoridad sobre nosotros.

Y tú volverías a estar vivo.


El Sacrificio

 

Y estas ganas de matar

no a un ser vivo, oh no, no, no

jamás a un ser inocente…

Yo quiero matar,

sacrificar a un dios,

ese que no sabe nada de la vida ni del amor,

y volverme hacia mis criaturas

con las manos y la boca bañadas de sangre

para poderles decir:

“Amores míos, os he vengado”


Materia

 

Pero a veces,

a veces,

de golpe mis dedos recuerdan el tacto de tu pelo

 

Y esta precaria paz de espíritu,

el andamiaje de sentidos

en los que he hallado algo de calma

se hace añicos

por no poder tocarte

y todo en mí cae de rodillas suplicando

la inmaterialidad de la muerte

con tal de poder tocarte,

la muerte:

 

Deshacerme en luz
para acariciarte
como ha de acariciarse la luz


Una vez fui joven y soberbia.

Dije: “Sin mi piel

no me interesa la trascendencia”

 

Hoy sólo soy la niña

implorando de rodillas

que le quede el alma tras la muerte

para ir a reunirse con su perra


Rezar

 

Yo no sé lo que es rezar.

Pero me imagino que se debe sentir

algo parecido

a lo que se siente

tener tu nombre en mis labios.


Malena de Mili (Santiago de Chile, 1989). Licenciada en Antropología Social por la Universidad de Chile y Diplomada en Estudios Griegos por la misma casa de estudios. Premio Juegos Florales Gabriela Mistral 2005. Ha publicados los libros de poesía Elegías (2013) y Lacrimal (2014).

Cuatro poemas de ‘Al Mundo le aze falta un Orgazmo Máz’, de Mauricio Torres Paredes

Cuatro poemas de ‘Al Mundo le aze falta un Orgazmo Máz’, de Mauricio Torres Paredes

 Presentamos cuatro poemas de Al Mundo le aze falta un Orgazmo Máz (1997), del escritor chileno Mauricio Torres Paredes.

ZIBER CHILE

 

En el último orgazmo ke le dio la androide

(por detráz) al polizia Pokoz fueron loz

komentarioz del religiozo ke ze meneaba el poder al

máz puro eztilo Zan Kamilo

Del Zur zur de Santiago Zur realizta.Ze biste de

kuero y lentez ozkuroz en una plataforma de

mengano aliado kon retrofilaziona miento zino kon

retorfilak donde ella lo ezkupe diziendo Bonito

Berdad? de Bello Hermozo Audaz , debería tener uno

Azí, pero lamentablemente el ombre ziber ez uno de

loz kulpablez de ke Zuzuyaka Larraín zea enjendro

del kruel Deztino.

No pazaron máz de 40 díaz aya en el emizferio de

lo rekordado para ke el ezkupitajo de mis ojoz

rodara por zikatriz zu entre piernaz.  Me arraztraré

para ke mi boka pueda yegar al platiyo y beberé la

zangre meztrual dezperdiziada ke kon la ezkuza de

la libertad embranina ezklabizaron a otraz de zu

mizma raza a labar pañalez ajenos y la zangre

kuajará la zangre en miz labioz y ze formará una

gran koztra y ezta ze infektará para kuando me

entrebizte kon el poder

mirar fijamente al ombre, a la mujer y

ezkupirle el puz ke retiene mi zenzurada boka

¿porké? Por todoz loz ke fueron y zomoz parte de

ezte

mundo feliz y preguntarlez kuando por zuz anoz

korra el mal oliente líkido:

¿Te guzta verdad? De guzto, de agrado, de dicha

En ezte CHILE ZIBER copia amburjerza,

koituz interruptuz y arte pop, donde

kauzar azko ez zer azko y azko azkiado komo típiko

autómata.

Azko eterno Azko mi alma mierda para dezir

1 2 3 momiaz de loz nogalez ke ezperan para

eyakular la kara del jeneral y todas zuz eztreyaz del

Power Ark Rock

 

Pincha luego lo nezezito

dejame akí moribundo dopado de TB

CHILE ZIBER kontigo rebolkando mi nariz en la

inztituzionalidad blanka y pura kontigo zudando

graffitiz ke digan Chile Ziber puro Chile en la máz

engrupido (kon blanko azul y rojo en letraz de neón)

permitir todo máz lo permitido repartición

de todo Igual.

Rebalorazión rekonztrukzión reembolzazión

CHILE ZIBER frente a una pekeñita plazita de

kriztal donde la androide trabaja aogando kafichez y

zu gente y  zu chicha y zu empaná el pueblo donde

está el pueblo está en la metropoliz pidiendo liberar

a los ke dieron zu bida por luchar en ezte CHILE

ZIBER Ziber popular


LA MUJER ZIBER

 

La zenzibilidad relaja el pulzo mientraz la bizta

ze distrae kon nuebo spot ke biola el zub konziente

a modo de inbazión Yanky ¡obbio! Tratando de

zakar algún probecho.

Ze kruza kon japoneza ke paraliza zuz

ektremdadez kon zu rebolber zóniko

(Ekzplikar el funzionamiento de ezte zeria algo

largo y aburrido, ademáz por la manía ke tienen

loz japonezez de azer todo chiko me zeria difizil

referirme a loz trifazialez ke ze mezklan kon la

memoria análoga del pozeedor).

Agrietar, gritar, tomar y produzir sonidoz

guturalez a modo de pregunta ke parezka eztar

diziendo ke paza dioz mio Fuera del zubterraneo

loz mutantez an rezibido la noticia

Zin agredir y flotando por el ziber ezpazio, agarra

el azido ke produze la bida y deforma tu roztro antez

ke otra lo aga por ti.

Zuzto realmente grande, la dezkontrolada japoneza

la abrazó y akribiyó zuz doz piernaz a modo de

felizitazión y korrió korrió komo kien korre en

buzka de libertad y máz máz rápido ke el deztino ke

le tokaba zu ombro zuzurrándole al oído:

Tu ora pazó aora me toka a mí


ADROGADOZ

 

Komienza la fiezta

 

miz manoz zekaz me rebelan tu negatiba

a zegir produziendo nektar entre tuz piernas

pero yo me distorsiono en strezz katatóniko

remobiendo kada trozo de karne leproza de mi

kuerpo ziamez

¿porké Edipo no perpetuazte laz abitazionez de tuz

familiarez re-kreando la máz dezkabeyadaz

deprabaciones?

¿Porké bertizte la sangre ke kojaba la lengua de

tu madre aorkada en loz orifizioz ozkuro-biolazio

ke kedaron perpetuoz donde tuz lágrimas ya máz no

zalieron?

Rebuelka tu autoekzilio en la tierra putrefakta

inundada de kuerpoz zin zanta zepultura

Tierra putrefakta

inundada de kuerpoz sin zanta zepultura

putrefakta

inundada de kuerpoz zin zanta zepultura

de kuerpos zin zanta zepultura

mientraz el maldito konejo roza

zigue burlándoze de mí.

 


REW

 

Nada podrá kambiar pichangaz de barrio o komo

kuando laz kayez zekaban laz lágrimaz del inbierno

Nada podrá kambiar kantoz en laz mikroz

zobre todo kuando tuz ojoz ze umedezían

eeeeeeeechale la kulpa a la briza ke entra por la ventana.

 


Mauricio Torres Paredes, poeta  (Santiago, 1973) Ha publicado: “Al Mundo le aze falta un Orgazmo Máz” (1997); “Adicción Adicción” (1998); “El Futuro Prometido” (2001); “Orgasmos”. “Trilogía de Fin de Siglo” (2004) y 2da Edición (2014); “…todas las playas del planeta” (2005); En el año 2012 se Realizó el año 2002 una muestra de poesía visual de su obra titulada “No compre”. Organizador del Encuentro de Poesía Santiago 4043 (A 40 años del Golpe Militar y a 43 años del Triunfo Popular) años 2013, del Ciclo de Lecturas Poéticas “Invadiendo la Ciudad” (2014). Editor del poemario “El Abrazo del Viento” de Matías Catrileo y del libro Guilitranalhue de David Aniñir. Además ha sido invitado a la Feria internacional del Libro de la Habana, Cuba y al Encuentro de poetas de la ciudad de Zamora, Michoacán. Mexico, entre otros.

La fotografía es de Albert Pocej

La obra de Diamela Eltit se publicará por primera vez en Brasil

La obra de Diamela Eltit se publicará por primera vez en Brasil

La escritora Diamela Eltit, una de las voces literarias más importantes en lengua española, será publicada por primera vez en Brasil. Asimismo, la escritora asistirá a la Festa Literária Internacional de Paraty (Flip), evento que se llevará a cabo en Río de Janeiro entre el 26 y 30 de julio.

A pesar de que la obra de Eltit ha sido muy estudiada en Estados Unidos e Hispanoamérica, sus libros no habían sido traducidos al portugués hasta ahora. En julio de este año se publicarán en Brasil Jamás el fuego nunca (traducida como Jamais O Fogo Nunca), considerada una de las 25 mejores novelas en español de los últimos 25 años (Babelia, 2016), y A Máquina Pinochet e Outros Ensaios, una colección de textos críticos traducidos por Pedro Meira Monteiro y organizados por Javier Guerrero, ambos profesores del departamento de Español y Portugués de Princeton University.

El nombre de Diamela Eltit, prácticamente desconocido en Brasil, es una apuesta de la nueva curadora de Flip, Joselia Aguilar.

A continuación puedes leer un fragmento en portugués de Jamais O Fogo Nunca.

“Estamos jogados na cama, entregues à legitimidade de um descanso que merecemos. Estamos, sim, jogados na noite, compartilhando. Sinto o seu corpo dobrado contra as minhas costas dobradas. Perfeitos. A curva é a forma que melhor nos acomoda porque podemos harmonizar e desfazer nossas diferenças. Minha estatura e a sua, o peso, a distribuição dos ossos, as bocas. O travesseiro sustenta equilibradamente as nossas cabeças, separa as respirações. Tusso. Levanto a cabeça do travesseiro e apoio o cotovelo na cama para tossir tranquila. Incomoda você e até certo ponto lhe preocupa a minha tosse. Sempre. Você se mexe para me mostrar que está ali e que eu me excedi. Mas agora você dorme enquanto eu mantenho ritualmente minha vigília e meu afogamento. Terei que lhe dizer, amanhã, sim, amanhã mesmo, que devo racionar seus cigarros, reduzi-los ao mínimo ou definitivamente deixar de comprá-los. Não temos o bastante. Você apertará as mandíbulas e fechará os olhos quando me escutar, e não vai me responder, eu sei. Permanecerá impávido como se as minhas palavras não tivessem a menor aderência e continuasse ali, íntegro, o maço que compro fielmente para você.

Você gosta, você se importa com isso, você precisa fumar, eu sei, mas você não pode mais, eu não posso, não quero. Não mais. Você pensará, eu sei, em quanto você tem se sustentado nos cigarros que consome sistematicamente. Tem sido assim, mas já não é necessário.

Não.

Não consigo dormir e, entre os minutos, através dos segundos que não chego a precisar, se intromete uma inquietude absurda mas que se impõe como decisiva, a morte, sim, a morte de Franco. Não consigo lembrar quando Franco morreu. Quando foi, em que ano, em que mês, em que circunstâncias você me disse: Franco morreu, finalmente morreu, jogado como um cachorro. Mas você estava fumando e eu também nesse momento. Você fumava enquanto falava da morte e eu fumava e, enquanto acompanhava seu rosto adolescente, abertamente ressentido e lúcido e de certa forma deslumbrante, apaguei o cigarro entendendo que era o último, que eu nunca mais fumaria, que nunca gostei de aspirar aquela fumaça e engolir a queimação do papel. Sinto o seu cotovelo apoiado na minha costela, penso que ainda tenho costela, e aceito, sim, me entrego ao seu cotovelo e me conformo com a minha costela.

Me viro, ponho minha mão sobre o seu quadril e sacudo você uma e outra vez, rápido, ostensiva. Quando morreu Franco, pergunto, em que ano. Quê?, quê?, você diz. Quando morreu, eu digo, Franco, em que ano. Com um só impulso você se senta na cama, veloz, atravessado por uma fúria muscular que você já não exerce nunca e que me surpreende. Apoia a cabeça na parede, mas volta de imediato a deslizar entre os lençóis e fica de costas para mim.

Quando?, eu pergunto, quando?

Com a respiração agitada demais, você chega à borda da cama, não sei, responde, fique quieta, durma, vire para lá. Um dia específico de um ano específico, mas que não faz parte de uma ordem. Uma cena desprendida, já inarticulada na qual fumávamos concentrados, entregues à nossa primeira célula, enquanto você, precocemente sábio, com a plenitude que as habilidades podem alcançar, sustentava algumas palavras legítimas e consistentes que não se podiam contornar, e nós o olhávamos extasiados – os seus argumentos – quando você explicava a morte de Franco e eu, cativada pelo rigor das suas palavras, apagava o cigarro possuída por um nojo final e observava o papel destroçado contra o filtro, olhava a ponta no cinzeiro e pensava, nunca mais, é o último, acabou, pensava e pensava por que eu tinha fumado tanto naquele ano se não gostava, na verdade, da fumaça. Visualizo o cinzeiro, o cigarro apagado com os filamentos escassos de tabaco desfeitos em seu centro. Eu o tenho. Tenho também a morte de Franco, mas não o ano, nem o mês e muito menos o dia. Me diga, me diga, pergunto. Não comece, não continue, durma, você responde. Mas eu não posso, não sei como dormir se não recupero a parte perdida, se não escapo do buraco nefasto do tempo que preciso atrair. A ponta do cigarro amassada contra o cinzeiro, os meus dedos, a sequência das suas palavras convincentes, jogado como um cachorro, em sua cama, o assassino, ou talvez você tenha dito: o homicida, e meu nojo definitivo ao trago de fumaça, o último.

(…)”

Fuente: Estadao

Tres poemas de Adriana Paredes Pinda

Tres poemas de Adriana Paredes Pinda

Presentamos tres poemas de la poeta Adriana Paredes Pinda.

Te llaman en lenguas raulíes y alerzarias

Se está cayendo Treng –Treng
¿Por qué no escuchan a los niños?

Planten canelos para el tiempo de los brotes.
Abuela abuelo,
se cae el wuinkul frente
a la casa de mi madre.

Ellos se van a buscar el poder a la montaña,
los pantanos permiten sólo a algunos.

Los pastos son demasiados finos para ti.
La mujer lleva la música,
aquella cuyo espíritu
fue tomada por el pájaro.

Abuela, abuelo,
me voy a Quinquén a ver la nieve,
a empollar su sueño roto,
antes que enmudezca
me voy sola.

Apochi küyen mew
Amutuan

Kuze fücha
Ülcha weche
la nieve es verde.

______________

Treng-Treng: La gran serpiente de la tierra que luchó contra Kai Kai, la serpiente del mar, defendiendo a los primeros hombres. El relato mítico de la guerra entre Treng Treng y Kai Kai explica el origen del pueblo mapuche.
Wuinkul: Cerro
Apochi küyen mew / amutuan: Con luna llena / me voy
Kuze Fücha / Ülcha Weche:  Mujer Anciana / Hombre joven

 


Sanación

Fuchotun
es lo que falta. Laurel limpie estos aires,
aclare los caminos.
La que me guía
vuelca foye en la penumbra, erupciona
una luna mordiendo los espíritus. Ella dirá cuándo.
Por ahora tengo los olores,
despierto con la nariz pegada
a la vertientes,
la lamedura del sueño.
Fuchotu fuchotu
pieyfey tañi ñaña
amulerkeita pu chollvñ mamvll.

Cantará la niña su canto antiguo si conoce
la madre de su raíz, si llena su boca
con yerbas sanadoras. Tusílago
para la pena que le derrama
en tos asmática por el pecho, palke
para la cabeza afiebrada sin trarilonco,
matico cicatrizará herida de parturientas
cuando venga su luz.
Ahora los ojos se les quedan en cementos,
no hay lunas maternales en los edificios,
no entra sol ni aire ni fuego.
La muchacha tendrá que hacer machitún.
Los brotes de las maderas
pujan en sus lengua,
un pewen de aroma en parto.
Se le había ido el espíritu, dicen.
Le hicimos fuegos con luna llena a su ruka,
sus brazos no querían mapuche por eso la pena,
pero se rindió con foye
mientras cantábamos. Trutruka,
pvfvllka, trompe antiguo con raulí
para enamorarla.
Un muchacho pedía por su regreso,
porque la libráramos de los perros negros.
Ya no quería ser secuestrada la muchacha
en otro mundo, pero su corazón estaba partido
en dos
Por eso la pena y piojos blancos.
Pedimos a la mamita le sobara la partidura
allí donde moría. Vinieron entonces buenos olores,
tierra de Treng-Treng llenó sus manos,
volvía espíritu de chiquilla enferma
porque la madre fue por él.
“Tuve que ir a buscarlo por donde se perdió”.

 

Algo le falta a esta casa – me han dicho.
Habrá pues que habitarla,
la ronda el tigre viejo.
Pu aliwen.
Abran las piezas murmurantes, déjenlo
tomar lo suyo. Enmontañarse
en los pulsos secretos.
Que venga Kvtral, nos consuma en su rescoldo vivo
el humo, las secreciones milenarias.

 

Yo te permito tigre viejo peinarme los cabellos.

 

______________

Fuchotun: Hacer sahumerio con plantas nativas.
Foye: Canelo. Árbol autóctono sagrado. Sus hojas y corteza se utilizan como narcótico y cicatrizante.
Fuchotu fuchotu pieyfey tañi ñaña amulerkeita pu chollvñ mamvllSahumerio sahumerio / eso dijo la tía /va caminando/ en busca de plantas nuevas.
Palke o palqui: arbusto cuyas hojas y cortezas se usan como antipirético.
Trarilonco: Cinta tejida que se usa como adorno en la cabeza.
Machitún: Rito de sanación oficiado por la machi o  chamán.
Pewen: Fruto de la araucaria.
Ruka: Casa mapuche.
Txutxuca o trutruka: Instrumento de viento. Se utiliza en todos los actos sociales y religiosos. Se fabrica con una vara de coligüe de dos a cuatro metros de longitud, la cual se cubre con tripa de caballo. Se sopla por uno de sus extremos, mientras que el otro termina en un cuerno de vacuno que sirve como amplificador.
Püfülka: Instrumento musical de viento. Se fabrica de una pequeña pieza de madera que tiene un agujero por el cual se sopla.
Trompe: Pequeño instrumento musical metálico. Antiguamente este instrumento se hacía con corteza de coligüe tensada en forma de arco, con una tira de tripa de animal. El trompe se dispone entre los dientes, ahuecando la boca. Se aspira y se expira el aire levemente y al mismo tiempo se pulsa la lengüeta para emitir mediante esta vibración su particular sonido. El varón utiliza ese instrumento para enamorar a la joven de su preferencia.
Pu aliwen: Árboles nativos.
Kvtral o Kütral: El fuego.


Yo soy
la que te adivina en el rocío

—en el rocío del amanecer
se lamen las hendiduras del mundo—

la brotada en chümeley
beso de lengua
hendida
enjuto escupo atravesado en el aire torcido
que me envuelve

Ilwen me llaman en lenguas—

me encontraron
brotada toda
después de perderme
en remolino
«pasó meulen»
me encontraron
lengua kitral

escupo de fuego y hielo
en la carne
que se extingue

apellinada en chümeley
me vi
escuchando
el paso de mi sangre furiosa y cándida
por los derroteros oscuros y malignos de mi alma
mujer remedio

vi los códices                        arder

Malinche me llamaron
pero quien supo
de mis ardores
mis nebulosas líquidas mazorcas atorando mi alma
la entraña mía, restallando amarga insidia y miel
del equívoco desvarío

fui topada
por meulen

—no me mires
que es tiempo de rastrojo—

miel chacay

kewün kelü
choyünga

paine kewvn            lengua cielo

 

ta ñi kewvn
ayechi mollfvñ
vlkantuay famo

vino mi adversario
para ser vencida

—lengua canta aquí—


hombre lengua

Liftray

el que se cimbra
en remolino
con la muerte

solo
para recordarme
que soy viva
llama devoradora           de la infamia

hombre lengua partida cuchillo de plata fl otando en la niebla
hombre palmas raspadas por todos los augurios vanos e indomables del
mundo

—«suéñame ahora
que aún es temprano


Adriana Paredes Pinda nació en Osorno, Chile, en 1970. Pertenece a la Nación Mapuche-Huilliche. Es poeta, profesora y mujer-medicina. También es Doctora en Ciencias Humanas por la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Austral de Chile. Ha publicado ÜI, 2005; Parias zugun, 2014.

Poemas de Carlos Bolton

Poemas de Carlos Bolton

Presentamos tres poemas del escritor chileno Carlos Bolton, pertenecientes a su libro Áspero sonido (1977).


El mundo como asco y representación

La minúscula angustia de la mosca
que se ahoga en la sopa,
instante de un instante sin ala,
color ni memoria.


El mundo como voluntad y estupefacción

Ir por una calle
sin árboles
y abundantes perros,
por una escalera
sin gatos
y frecuentes ratas,
tener ganas de algo
y al entrar al baño
ver por el espejo
pasar
un mero artefacto.


Alguien lleva la cuenta

En este preciso momento un millón
seiscientas cuarenta y dos mil veinticuatro
parejas humanas
copulan simultáneamente.
El dos coma nueve por ciento de ellas
comete adulterio, y un cero
coma uno por medio millón
incesto. El resto
podría decirse que no.


La fotografía utilizada es de Fokko Muller.

¿Ser o no ser?: Activismo, diversidad y consciencia ciudadana[1]

¿Ser o no ser?: Activismo, diversidad y consciencia ciudadana[1]

“Pero eso de ver un hombre deformado por los golpes […]
Tenía una sensación de rabia, compasión, pena infinita,
falta de justicia”

(Parada 2013: 30)

Chile, desde sus preceptos históricos más antiguos, se ha configurado como una sociedad binaria en que dos fuerzas en conflicto construyen y liberan sus ideologías para hacer que el otro – subalterno, marginado, disidente – asuma una posición redimida frente al poder. Es interesante ampliar el espectro y considerar que la sociedad chilena puede ser sintetizada en una escena de conflicto teatral permanente, donde muy pocas son las veces en que ambas fuerzas trabajan juntas. En este sentido, la historia y las dinámicas de la sociedad, consideran y confluyen en que uno de los puntos de concordancia donde los binarismos se unifican es la violencia, posicionándose como objeto de culto, la oportunidad más próxima para resolver cualquier conflicto, “vía de diálogo” curiosa en su anulación de la alteridad que fomenta la pertenencia a una colectividad agresiva, dañina y normalmente inconsecuente en su conocida mala memoria.

La violencia de género, mantengo este concepto al no existir ley de identidad, es y ha sido una de esas “costumbres” nacionales que se maquillan de simpatía en algunas propuestas familiares sin mediar el daño que causan, siendo ejercicios de discriminación velados por una crianza en que se fomentan lógicas y (pre)juicios de hombres y de mujeres donde lo diferente se desprecia.

De esa manera, lo extraño, lo instalado como monstruoso en su seductora abyección voyerista colectiva, genera las risas estertóricas de compañeros(as) que se burlan de los cuerpos del otro, de sus costumbres, de su posición económica, de su ascendencia religiosa, de su raza, de su orientación sexual y así muchas otras situaciones que van determinando la continuidad del discurso discriminador violento en la sociedad, en un cíclico proceso de formación que dificulta integrar la conciencia por el/la otrx, sobre todo al considerar que en los establecimientos educacionales y la política pública no desarrollan acercamientos relevantes en torno a la sexualidad y los Derechos Humanos.

En este diseño de dulce patria y de gobernabilidad cuestionada, pues en los últimos tiempos, especialmente desde el golpe, el concepto de ‘prioridad nacional’ ha desencadenado enviar al último eslabón de la cadena a algunos hombres y mujeres. Ellos(as), que también son parte de este país – chilenxs por nacimiento y/o migrancia – residen en un territorio que constitucionalmente no reconoce otras sexualidades y culturas[2], así como tampoco ha instalado la oportunidad de lo diverso como política pública, sino que aún transita con cuidado y temor en el diseño social, para no desestabilizar el conservadurismo neoliberal que sustenta el chile del mercado y el empresariado – como único partido influyente en el estado – para quienes mientras menos diversidad es mejor, pues, en lo más foucaultiano, es más fácil controlar.

Este contexto permite comprender que el libro de Jaime Parada lleve por nombre “Yo, gay”, pues, desde su sitio político-activista, asume una posición visible para decir a la sociedad que la homosexualidad es una de las formas de la sexualidad que debe naturalizarse como la heterosexualidad, en el entendido que la diversidad no tiene que restar ciudadanía a los sujetxs.

El autor ingresa y problematiza la situación sociocultural chilena de los últimos tiempos a través de un diseño de escritura que vincula lo testimonial/autobiográfico de su niñez y juventud con el activismo sociopolítico, centrado en su experiencia como participante y vocero del Movimiento de Liberación Homosexual (MOVILH).

Desde un yo homosexual se escribe este relato a través de la construcción de su identidad personal, su mundo privado-familiar, con aventuras y desventuras que lo llevan a incorporarse como profesional, sujeto sexual gay y activista, orientando la lectura desde diferentes temáticas que han marcado su crecimiento: El ser niño en una burguesía decadente, la soledad dentro de su núcleo familiar, ser distinto dentro de los cánones escolares (haciendo la salvedad que los niños(as) no discriminan, sino que ese discurso violento es heredado de la familia o de los amigos), la ceguera condicionada de una familia frente al abuso y los cuestionamientos del violentado por no dañar a su familia, las decisiones de un profesional joven que al vivir la violencia – evidenciada en el caso Zamudio y muchos otros que recibe el MOVILH – deja su sitio cómodo de vida por estar con la personas, incluso, volviéndose el primer concejal gay de la Comuna de Providencia.

La lectura se nutre, además, con textos periodísticos publicados en The Clinic donde se tratan diferentes temáticas relativas a la situación homosexual en Chile y el mundo; la influencia de la religión en un país que posee un discurso laico; las experiencias en las visitas al extranjero para vivenciar políticas públicas de inclusión social homosexual, entre otras.

Yo gay, es un texto que permite cuestionar(se), frente a qué hacer y hacemos como pertenecientes a esta sociedad. Es un libro osado, que trata con delicadeza los aspectos crudos de la vida del autor y es enérgico cuando se posiciona sobre la problemática de Chile en torno al género, estableciendo con claridad que lo prioritario es Ley de Identidad de Género y desde ahí se reconstruyen las posiciones y leyes de Matrimonio Igualitario e, incluso, los temas relativos a los hijos de familias homoparentales.

En definitiva, el libro de Parada Hoyl, asume una posición que transmite experiencias privadas y públicas que permiten ampliar la mirada de las instituciones chilenas, las dinámicas de la política nacional y la forma en que la gente hereda, asume, comprende y cambia su mirada con respecto a la homosexualidad.

“Esto no acaba con la ley, sino que comienza con ella.

El gran cambio está en la gente y que sea posible caminar por las calles, de la mano con la pareja, sin ser ajeno a ellas.”

yo gay parada
Jaime Parada Hoyl
Yo, gay
Parada, J. 2013. Yo, gay. Santiago de Chile: Ediciones B

[1]Este texto corresponde a un libro publicado en el año 2013. La significancia escribir sobre él dos años más tarde responde a la necesidad de visibilizar iniciativas socioculturales que permiten acercarse a la diversidad, visibilizarla, para así buscar diferentes formas que promuevan el cambio en las lógicas de pensamiento segregador de la sociedad nacional. Hoy, no muy lejos de la muerte de Daniel Zamudio, muere Marcelo Lepe en un nuevo crimen de odio. En Chile, ser diverso puede significar la muerte.

[2] Se entiende reconocer como amplitud de derechos de decisión individual y en Chile hay una tendencia al desarrollo legal con trasfondo biopolítico donde el concepto de diversidad – en su amplitud – pareciera no tener espacio. Aún está en trámite la Ley de Identidad de Género, el avance más considerable pueden ser las oficinas de no discriminación y de migración en algunos municipios, no más de veinte en el país, así como el Acuerdo de Unión Civil, medida de legitimación de parejas y convivencia legal que opera como una vía de acceso al matrimonio igualitario, entendiendo que éste último es de compleja aprobación en el diseño nacional.

Poemas de Claudio Bertoni

Poemas de Claudio Bertoni

Más y más turbación

Llego y
me masturbo
¿Que más
puedo hacer?
Me alivia
eyacular
fuera de ti.
No dártelo
todo a ti
todo el tiempo.
Y no es
una masturbación
cualquiera
-como
la de la vaca
lechera-
Es
una masturbación
ausente
sin sentido de culpa
sin curas
sin religión
sin sexo casi.
Es
una guerra
contra ti.
Me
tengo
que defender
de alguna manera
Y
me
masturbo
mirando
a una
modelo
italiana
-la sensualitá
under 20-
parecida
a ti.

Su novio la toma de la mano

pero ella
le ha entregado además:

los labios la boca
los ojos el
pelo
los brazos el sexo
los senos el
poto la lengua
y los pies.

Mi cuerpo es un campo de batalla

un hombrecito
baja
por mi frente
atraviesa
el tabique
nasal
como
si fuera
un puente
salta
por encima
de mi boca
como
si fuera
un charco
de agua
y
se sienta
en mi
pera
pone
la punta
de los pies
en
mi manzana de Adán
pasa
corriendo
entre mis dos
clavículas
como si entrara
o saliera
de un potrero
y llega justo a tiempo
para cruzar espadas
con el hombrecito
que sube desde mis pies
y que ahora lo espera
en el ombligo.

¿Cómo?

¿cómo sé yo que esa mosca no es un lápiz
que se transformó en mosca! ¿cómo sé yo
que yo no soy un lápiz que se transformó en
mosco? ¿cómo sé yo que no soy una mosca
que se transformó en mí? ¿cómo sé yo que
ese perro no es un limón que se transformó·
en ese perro? ¿cómo sé yo que ese árbol no es
otro árbol? ¿cómo sé yo si ese zapato no es
otro zapato? ¿cómo sé yo si ese camino
no es una culebra que se transformó en camino?
¿cómo sé yo si esa culebra no es
uno huincha de medir que se transformó
en culebra? ¿cómo sé yo que el aire no es
aire? ¿cómo sé yo que la nieve no es nieve?
¿cómo sé yo que lo piedra no es piedra?
¿cómo sé yo que no es gorrión? ¿cómo sé yo
que no es gaviota? ¿cómo sé yo que
no es tiuque? ¿cómo sé yo? ¿cómo sé?
¿cómo?

Fotografía: La Tercera

A %d blogueros les gusta esto: