Cuatro rostros en un espejo, de Andrés Mariño Palacio

Me desespera visitar a Raquel, porque siempre que voy a su casa, tengo que encontrarme con su marido. Me desespera terriblemente, pese a que Raquel es mi hermana, pero su marido es un hombre hermoso, de un rostro fino y delicado, tanto así, que si yo no le conociera tan bien, diría que se hace sutiles maquillajes para mantener la tersura de su piel y las líneas del rostro. … Seguir leyendo…Cuatro rostros en un espejo, de Andrés Mariño Palacio

Poemas de Michela Lagalla

Boromas (Fragmentos) «At vobis male sit, malae tenebrae orci, quae omnia bella devoratis» [1] Catulo I                                                                                     una vez leí       que             a veces los cuerpos descompuestos                exhalan    

A %d blogueros les gusta esto: