Poema: Claroscuro

Se han perdido los muertos en nuestro desamparo.

Dormimos en sus cuartos de penumbras

y la luz apenas centellea el cuerpo de la noche.

Hay un respiro de moribundos.

    Estertor de claridad.

Los cuartos cerrados y de golpe, el desequilibrio.

Cuando no acechábamos la puerta.

Ya en silencio.

Bastará una rendija.

El diminuto asombro de asomarnos.

En lo que nos falta.

Daniuska González. Los pliegos del silencio (2013).

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: