Poemas de Hanni Ossott

¡Comparte!

Compartimos una selección de poemas de la escritora venezolana Hanni Ossott (1946-2002).

LA MORDIDA PROFUNDA

Hay una mordida profunda
            incisiva
en el centro de mi sexo
por la cual yo me erijo como yo misma 
    y soy,
    y poseo y dono.
    Regalo mi cuerpo y mi ansia.

Hay una mordida en mí
    que doblega al otro
            lo arrodilla, lo inclina

por esa mordida se abre un vasto mar de vacíos 
    vértigos
    precipitaciones
    abismos
Me cruza una pendiente
me traza un precipicio
                        en el amor...
        y en todas mis secretas junturas
con cuido, con recelo, tú te avienes a mí
                                    y no me sabes.


POESÍA
           A mis alumnos y a Lotty Ipinza,
           cantante de óperas y poeta...

Quien vive la poesía. vive la tensión.
El cielo, la tierra. los hombres les resultan extraños.

Calla: aquí vive un Angel... ¡un pájaro!

La serenidad y la tormenta conciernen al poeta. 
El cielo naranja sobre una colina azul 
La sagrada voz del Requiem de Brahms 
El plenilunio. La melancolía.

Al poeta le gusta el abrazo
el roce, los besos llenos de licor 
y la caricia, la última caricia
      la caricia final
             susurrada 
             infinita

¿Qué es ser poeta? 
       Llorar. 
       Llorar. Infinitamente.

Y escuchar una voz de hombre 
     silente y viril
         por su feminidad perdida
porque la poesía es feminidad.

Y los hombres poetas deben ser femeninos. 
   Y las mujeres poetas deben ser masculinas

   Y esta es ley de Dios 
        Ley sagrada

LAS PASTILLAS
                A los médicos psiquiatras

Una pastilla
dos pastillas 
tres pastillas
seis pastillas 
Dayamineral 
Carbonato de Litio 
Haldol 
Neubión 
Oranvit 
Rivotril 2 mg 
¿y el médico?

Deambulando por ahí... ahí como en la Luna 
Sin saber de la verdadera enfermedad

La enfermedad es el vivir
la única
La enfermedad es el cuerpo
y las pastillas no sirven de mucho

Sólo sirve el alma 
haciendo cuerpo
y el cuerpo haciendo alma

¡Fuera el Lexotanil!
            Ciao bambino...

POR SALIR DEL CHARCO
                   A Washington con Manuel

En algún lugar del mundo
una mujer se sentaba todas las mañanas 
a contemplar un viejo edificio. 
Y había ventanas, sí 
plenas de sombras
hombres, mujeres, monstruos. 
Esa casa estaba deshabitada 
no había amantes, no.
Sólo aves que a veces cruzaban el horrendo paisaje.

En algún lugar del mundo
  había una lámpara rota 
  que no era de ella.
También un diccionario.

Eso no podía resolver su soledad.

Había tres árboles, cuatro árboles 
y ruidos, la calle, los automóviles.

En algún lugar del mundo ella 
no pudo hablar con quien podría
     ser su amante. 
El placer estaba vedado. 
Las ambulancias pasaban 
El fastidio cundía.

En algún lugar del mundo
ella se detenía
a ver un enchufe 
un sofá
una mesa repleta de libros y de centavos
y al marido: mustio, callado, leyendo...

También había pastillas, muchas pastillas 
y un avión que pasaba. 
Llevando a gente que sí tenía lugar.

En algún lugar del mundo 
      ella rezaba 
      por salir 
      por salir 
      del charco.

--
EL CIRCO ROTO
                                          A todos
                        <<Toda la vida es un drama>> 
            Rafael Cadenas  (En una conversación.)

He muerto
  he trascendido la muerte
  he trascendido la vida
  más allá de mí no queda nada
          sólo rastrojos 
          penas

La fiesta se ha apagado
las luces del teatro ya no existen
estoy en la nada
del Circo no queda sino un traje raído
            cansado 
            descolorido.

Poemas pertenecientes a El Circo Roto (1993, Monte Ávila).
Tomados de PanfletoNegro
Fotografía: Vasco Szinetar

Comentarios

comentarios

0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.