El desafío de iluminar lecturas en “Las alas doradas de Bruno Schulz”, de Edith Mora

Escribir esta reseña o comentario desde la Sala de Lectura del la Biblioteca Municipal Sr. Arturo Capdevilla, ubicada en las dependencias del Honorable Cabildo de la ciudad de Córdoba, Argentina, no es sino una acción cultural que me posiciona en tres instancias creativas: escribir desde los umbrales y espacios del sujeto foráneo, marginal, que habla más de su origen inmediato sin reconocer el lugar en que se encuentra; o al ejercicio de apropiación de un nuevo lugar, sintiéndose parte, en el entendido que esta nueva residencia influirá en el ejercicio escritural para abrir otras vías que amplifiquen y creen sentidos alternativos; o también ubicarse en el medio de las anteriores, construyendo así un sitio enunciativo que las reconozca o las rechace, y desde ahí proponer una lectura.

Estas discusiones por el origen, las identidades, representaciones e imaginarios,  así como también ideologías y hegemonías, son parte de los cuestionamientos que propone la escritora y académica Edith Mora Ordóñez (México, 1982) en el libro Las alas doradas de Bruno Schulz (2016), perteneciente a la colección Ínsula NºXIII de los Cuadernos de escritura de armas y letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

En este texto de cuarenta y cinco páginas la autora transita por diferentes obras del autor polaco Bruno Schulz (1892-1942) con el objetivo de proponer algunas vías de interpretación para sus libros desde las claves de lo público y lo privado, la importancia de la voz y el silencio, monstruosidades – siendo la guerra la mayor de ellas –  y fundamentalmente los diálogos que se establecen entre ficción y realidad desde el punto de vista del autor, pues Bruno Schulz, desde la mirada al detalle de Edith Mora, resignifica la soledad, la agresión y el desplazamiento del sujeto para contemplar y promover una vía creativa que critica los diseños sociales y políticos de su época, haciendo necesario diseñar un mapa con el cual sea posible vislumbrar caminos para continuar leyendo.

Los senderos que se bifurcan, desde Borges, son el epígrafe y la clave de lectura para Las alas doradas. La autora reconoce en Schulz una escritura desafiante, compleja de seguir, habitada y constituida con sujetos y componentes que confunden al lector y lo desafían a tensionar los pactos de verosimilitud. En este sentido entonces, señala Mora, es cotidiano extraviarse en la lectura, así como los personajes de los textos de Schulz que viven el “placer del extravío”(16).  Perderse es, en si mismo, una vía hacia el descubrimiento, la oportunidad de descubrir aquellos espacios abiertos y cerrados aparentemente invisibles. Aquellos lugares, señala la autora, que pueden disponerse para protección o zona creativa.

Las alas doradas de Bruno Schulz es un ensayo en-desde las fronteras de las escrituras, pues los ingresos a la literatura provienen y se gestan en la combinación de múltiples productos culturales como la música y la pintura. Además, la escritora, una ciudadana multicultural que incorpora experiencias estéticas e investigativas de México, España y Chile, se desplaza sobre todo límite tradicional de segmentación, leyendo las particularidades y conectando los aspectos y signos constituyentes de un proceso creativo, diluyéndolos y resignificándolos por medio de la interpretación literaria y cultural.

Desde una propuesta editorial universitaria que se extiende por setenta años, la Colección Ínsula ha podido construir su propio “archipiélago”(8), como menciona Jéssica Nieto, editora del libro. De esta manera, Edith Mora ubica su voz y escritura – armas y letras -para hacer de  Bruno Schulz un autor significativo dentro del campo de producción literaria.

Obras citadas

Mora, Edith. Las alas doradas de Bruno Schulz. Colección INSULA Nº XIII Cuadernos de escritura de armas y letras. Revista de literatura, arte y cultura de la UANL. Nuevo León, Mexico: Universidad Autónoma de Nuevo León.

Comentarios

comentarios