Poemas de Claudio Bertoni

Más y más turbación

Llego y
me masturbo
¿Que más
puedo hacer?
Me alivia
eyacular
fuera de ti.
No dártelo
todo a ti
todo el tiempo.
Y no es
una masturbación
cualquiera
-como
la de la vaca
lechera-
Es
una masturbación
ausente
sin sentido de culpa
sin curas
sin religión
sin sexo casi.
Es
una guerra
contra ti.
Me
tengo
que defender
de alguna manera
Y
me
masturbo
mirando
a una
modelo
italiana
-la sensualitá
under 20-
parecida
a ti.

Su novio la toma de la mano

pero ella
le ha entregado además:

los labios la boca
los ojos el
pelo
los brazos el sexo
los senos el
poto la lengua
y los pies.

Mi cuerpo es un campo de batalla

un hombrecito
baja
por mi frente
atraviesa
el tabique
nasal
como
si fuera
un puente
salta
por encima
de mi boca
como
si fuera
un charco
de agua
y
se sienta
en mi
pera
pone
la punta
de los pies
en
mi manzana de Adán
pasa
corriendo
entre mis dos
clavículas
como si entrara
o saliera
de un potrero
y llega justo a tiempo
para cruzar espadas
con el hombrecito
que sube desde mis pies
y que ahora lo espera
en el ombligo.

¿Cómo?

¿cómo sé yo que esa mosca no es un lápiz
que se transformó en mosca! ¿cómo sé yo
que yo no soy un lápiz que se transformó en
mosco? ¿cómo sé yo que no soy una mosca
que se transformó en mí? ¿cómo sé yo que
ese perro no es un limón que se transformó·
en ese perro? ¿cómo sé yo que ese árbol no es
otro árbol? ¿cómo sé yo si ese zapato no es
otro zapato? ¿cómo sé yo si ese camino
no es una culebra que se transformó en camino?
¿cómo sé yo si esa culebra no es
uno huincha de medir que se transformó
en culebra? ¿cómo sé yo que el aire no es
aire? ¿cómo sé yo que la nieve no es nieve?
¿cómo sé yo que lo piedra no es piedra?
¿cómo sé yo que no es gorrión? ¿cómo sé yo
que no es gaviota? ¿cómo sé yo que
no es tiuque? ¿cómo sé yo? ¿cómo sé?
¿cómo?

Fotografía: La Tercera